¿Tiene Un Origen Divino El Nombre De Cristiano? Por Elospitao


El apelativo “cristiano” goza de un reconocimiento histórico milenario y está siempre relacionado con la doctrina y el pensamiento derivados del mensaje del Evangelio y la persona de Jesús. El sustantivo “cristiano” se deriva del título atribuido a Jesús en su versión griega: Cristo, que significa Ungido (en hebreo, Mesías). Tal fue el significado que adquirió, muy pronto, entre los mismos cristianos, que hoy sería imposible encontrar otro nombre que los identificara mejor. Pero, ¿cuándo fue la primera vez que los discípulos de Cristo fueron llamados “cristianos”? ¿Dónde fueron llamados por ese nombre? ¿Quiénes los llamaron así? ¿Por qué les llamaron por ese apelativo? ¿Era un nombre reservado divinamente para los discípulos de Cristo? ¿Lo adquirieron para sí los mismos discípulos de Jesús? ¿Qué hay detrás de este nombre?

El sustantivo “cristiano” aparece sólo tres veces en el Nuevo Testamento. La primera vez  cuando Lucas explica que “a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía” (Hechos 11:26 ) La segunda, en boca de Agripa (¿con escarnio?), cuando declaró  ante Pablo que por poco le persuadía “a ser cristiano” (Hechos 26:28 ) Y la tercera, muy posterior cronológicamente en el tiempo, la usa Pedro exhortando a los creyentes a que no se avergüencen si padecen “como” cristianos (1 Pedro 4:16 )

PRIMEROS NOMBRES POR LOS CUALES FUERON CONOCIDOS LOS DISCÍPULOS

Al menos hasta que en Antioquía los discípulos fueron llamados “cristianos”, el término que Lucas usa en Hechos para referirse a ellos es generalmente el de “discípulos” (30 veces) o “hermanos” (unas 32 veces) También “creyentes”, “santos” o “elegidos”. Y para referirse a las “creencias” (o mejor: estilo de vida) de los discípulos, Lucas usa el sugerente nombre de “Camino” seis veces (Hechos 9:2 ; 19:9, 23; 22:4; 24:14, 22)


¿QUIÉNES LLAMÓ CRISTIANOS, POR PRIMERA VEZ, A LOS DISCÍPULOS?

Sabemos por Lucas dónde llamaron “cristianos” a los discípulos por primera vez: en Antioquía de Siria (Hechos 11:26 ), ¿pero quiénes comenzaron a llamarlos por ese nombre? ¿Fueron, quizás, los judíos residentes en Antioquía? ¿Fueron los gentiles, como un apodo, con algún sentido peyorativo? ¿Fueron los mismos cristianos antioquenos que optaron llamarse a sí mismos “cristianos”? ¿Fue Dios mismo, por revelación? El apelativo “cristiano” no es probable que fuese dado por los judíos, toda vez que este sustantivo proviene de “Cristo”, y eso hubiera sido como reconocer a Jesús como el Mesías (Vine); por otro lado, según Lucas, los creyentes eran conocidos por los judíos como “la secta de los nazarenos” (Hechos 24:5 ). Tácito –citado por W. E. Vine- dice: “El vulgo les llama cristianos. El autor u originador de esta denominación, Christus, fue, en el reinado de Tiberio, ejecutado por el Procurador Poncio Pilato” (Anales xv. 44)[1] Según este testimonio de Tácito, quienes llamaron “cristianos” a los discípulos fue “el vulgo”. Por otro lado, no hay ninguna evidencia, ni interna ni externa, de que los mismos discípulos se llamaran a sí mismos “cristianos”. ¿Cómo entender, si no, que este sustantivo aparezca sólo en tres ocasiones en todo el Nuevo Testamento, en contextos tan diferentes, si ese nombre hubiera tenido algún origen divino o fuese tomado por los mismos discípulos? Se sale de la lógica y del sentido común.

Agripa usó el término “cristiano”  (Hechos 26:28 )

El hecho de que Agripa usara este apelativo indica que para estas fechas, el nombre cristiano ya empezaba a correr de boca en boca por el vulgo. En cuanto al uso que Agripa hace de este término, ni el talante de esta persona, ni el contexto en que se dio, ni la época temprana en que ocurrió, favorece la idea de que fuera usado en sentido positivo. El apelativo “cristiano” no gozaba todavía de la honra y el significado que llegó a tener entrado ya el siglo segundo. En la literatura patrística temprana ya se usa el nombre cristiano como testimonio de fe, con el sentido que lo usamos hoy. Policarpo (69-155), obispo de la iglesia de Esmirna, martirizado en Roma, testificó ante el procónsul de esta manera:”Si supones, en vano, que voy a jurar por el genio del César, como dices, y haces ver que no sabes quién soy, te lo diré claramente: soy cristiano”[2].
Pedro usó el término “cristiano” (1 Pedro 4:16 )

El uso que Pedro hace de este término, como advierte también Vine, lo hace “desde el punto de vista del perseguidor”, es decir, desde el lenguaje del vulgo. El contexto es clarificador: “ninguno de vosotros –dice el Apóstol- padezca como homicida, o [como] ladrón, o [como] malhechor… pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence” (1 Pedro 4:15-16 ) [la cursiva y el entrecorchetado son míos] Es decir, Pedro reconoce el apelativo con el cual los de afuera llamaban a los discípulos. Pues bien –dice el Apóstol-, si padecéis que no sea en calidad de homicida, de ladrón, etc., sino como “cristianos”. Qué duda cabe, por otro lado, que este apelativo empezó a tomar carta de naturaleza y a adquirir un sentido honroso dentro del cristianismo. Pero al principio no fue así.

“SE LES LLAMÓ” CRISTIANOS (Hechos 11:26 )

¿Introduce algún matiz semántico la raíz verbal del idioma griego en esta frase que implique alguna determinación divina? Hay quienes han usado la semántica del término griego “Crhmativsai” para decir que el nombre “cristiano” fue dado deliberada y específicamente por Dios mismo, de forma revelada: “Muchos se sorprenden al saber que el nombre “cristiano” fue dado a los creyentes por revelación de Dios”[3]. Esto lo deducen de la raíz griega en que se escribió el texto original.

La Concordancia Analítica Griega del Nuevo Testamento expone las nueve ocasiones donde aparece la raíz verbal “crhmatizw” (CHREMATIZO) con las siguientes traducciones: “ha recibido instrucciones” (Hechos 10:22 ), “había sido  revelado” (Lucas 2:26 ), “se les advirtió” (Hebreos 8:5 ), “que los amonestaba” (Hebreos 12:25 ), “se les llamó” (Hechos 11:26 ), “será llamada” (Romanos 7:3 ), “avisado por revelación” (Mateo 2:22 ; Hebreos 11:7 ) y “siendo avisado por revelación” (Mateo 2:12 )[4]

W. E. Vine, el erudito en el idioma griego que venimos citando, dice que en el caso de respuestas oraculares, la palabra se deriva de “chresmos”, un oráculo. Pero en Hechos 11:26 y en Romanos 7:3 se traduce por “se les llamó” y “será llamada” respectivamente, y Vine dice que este verbo significa ocasionalmente “ser llamado o nombrado”, y son los únicos pasajes donde tiene este significado[5]. Continúa diciendo que la palabra traducida “se les llamó” en Hechos 11:26 se podría usar en el original indistintamente de un nombre adoptado por uno mismo o dado por otros[6]. Es decir, que de esa raíz verbal, en este texto, podemos deducir que a los discípulos les llamaron “cristianos” los mismos que formaban la iglesia, los de fuera de la iglesia, los ángeles desde el cielo o los demonios desde el infierno…

Willian Barclay dice comentando este texto que “esta palabra comenzó siendo un mote”, y continúa diciendo que “por medio de sus vidas [los creyentes] lo convirtieron en un nombre que dejó de ser despectivo para significar coraje y amor por virtudes admiradas por todos los hombres”[7]. Y el Comentario Exegético y Explicativo de la Biblia dice que “este nombre tuvo su origen no dentro, sino fuera de la iglesia… por los paganos de Antioquía”[8]
Una consideración elemental

¿Cambia la raíz verbal de una oración gramatical si en vez de ser Dios quien lleva a cabo la acción del verbo fuera una persona normal y corriente? Es decir, en el idioma griego, ¿había una raíz verbal para expresar las acciones de Dios y otra diferente para expresar esas mismas acciones cuando las llevan a cabo los hombres? Cualquiera que fuera el sujeto de la oración, ¿no habría que utilizar la misma raíz verbal? ¿De dónde, pues, se saca que el uso de esa raíz implica que fue una determinación de Dios llamar “cristianos” a los discípulos? ¿O es que había una lengua griega sagrada, con sintaxis distinta, para escribir los relatos de los Evangelios y las Epístolas?

¿POR QUÉ SE LES LLAMÓ CRISTIANOS A LOS DISCÍPULOS?

W. E. Vine continúa comentando esta palabra y dice que “las personas recibían nombres en base de la naturaleza de sus ocupaciones”, y cita Hechos 11:26 y Romanos 7:3 [9]. A los herodianos, por ejemplo, se les llamaba así porque eran partidarios de Herodes. ¿Tan maravilloso es que a los discípulos de Antioquía les llamaran “cristianos” toda vez que su mensaje radicaba esencialmente en la persona de Cristo? Esto indica que aquellos discípulos eran persistentes en su testimonio de fe relacionado siempre con una persona: Cristo ¿Es raro, entonces, que la gente, “el vulgo” según Tácito, les relacionaran con la persona que predicaban y les llamaran por un nombre derivado de dicha persona?

EL NOMBRE “CRISTIANO” HOY

Qué duda cabe que la historia ha dignificado el nombre de “cristiano” y hoy lo usamos con el sentido que ha adquirido con el tiempo; es decir, para honrar a Cristo, de donde se deriva. Ahora bien, decir que es el nombre “único” con el que debemos ser conocidos y con el cual ser identificados de manera exclusiva y excluyente, porque Dios lo ha determinado así, resulta un poco atrevido.

Tanto como sustantivo o como adjetivo, lamentablemente, el término cristiano es usado hoy por múltiples denominaciones y organizaciones que, a veces, por su mal testimonio, al usarlo deshonran su origen. ¡Pero qué le vamos a hacer! Por este mismo motivo, algunos han preferido denominarse con el nombre, por ejemplo, de “Hermanos”. Y precisamente por denominarse así, también se les ha criticado, a pesar de ser un nombre “bíblico” y “neotestamentario”.

Para terminar, simplemente decir que lo único que Jesús dejó como “nota” distintiva de sus seguidores, fue, más que un nombre, una ACTITUD: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos: si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:35 ) ¡Pues eso!

Tomado de: http://www.pensamientodiario.com/index.php?option=com_content&view=article&id=107:itiene-un-origen-divino-el-nombre-de-cristiano&catid=43:restauromania&Itemid=153

 

[1] “Diccionario Expositivo de palabras del Nuevo Testamento”, W.E. Vine. Tomo I, página 347. Ed. CLIE – 1984
[2] Los Padres Apostólicos, por J. B. Lightfoot. Editorial CLIE  (http://escrituras.tripod.com)
[3] http://www.buscad.com
[4] “Concordancia Analítica Greco-Española del Nuevo Testamento Greco-Español”,  J.Stegenga – Alfred Tuggy. página 832. Edi. CLIE 1975.
[5] “Diccionario Expositivo de palabras del Nuevo Testamento”, W.E. Vine. Tomo III, página 377. Ed. CLIE – 1984
[6] “Diccionario Expositivo de palabras del Nuevo Testamento”, W.E. Vine. Tomo I, página 347. Ed. CLIE – 1984
[7] El Nuevo Testamento comentado por William Barclay, Volumen 7, pag. 100. Editorial La Aurora, Argentina 1974
[8] Comentario Exegético y Explicativo de la Biblia, Roberto Jamieson, A.R. Fausset, David Brown.Tomo II Nuevo Testamento, pág. 256. Casa Bautista de Publicaciones 1969.
[9] “Diccionario Expositivo de palabras del Nuevo Testamento”, W.E. Vine. Tomo III, página 377. Ed. CLIE – 1984

Acerca de bereano20

Por mas de 23 años he estudiado las Escrituras. Quiero animarles a meterse en las profundidades de la Palabra de Dios. I have gone into the writings for over 23 years. I want to encourage them to get involved in the depths of the Word Of God.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s