Corrupción y Corrupción Política


En el Nuevo Testamento, en 2 De Pedro 1:4, encontramos la referencia exacta a lo que hoy conocemos como corrupción. Un significado general es “Traer o ser traído de una condición superior a una inferior”. Esta definición se refiere exactamente a: destrucción, decadencia, caducidad, podredumbre (Ro 8:21), corrupción moral y depravación. La corrupción en primer lugar es un proceso mediante el cual una persona deja de lado principios, valores y creencias que lo hacen un buen individuo y se va convirtiendo poco a poco en un sujeto que cree que progresa, que consiguió algo, aunque moralmente se esté deteriorando. Lo que no sabe es que se está autodestruyendo, está en plena decadencia, se está pudriendo, se está corrompiendo. El que nunca ha mentido y lo hace por primera vez, sin tener en cuenta que está haciendo mal, comienza un proceso de corrupción en su vida. Es así en todo lo demás. El apóstol Pedro dice:  Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel  que nos llamó por su gloria  y excelencia, por medio de las cuales nos ha concedido sus preciosas y maravillosas promesas, a fin de que por ellas lleguéis a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo escapado  de la corrupción  que hay en el mundo  por causa de la concupiscencia. Resalto escapado, por que el término denota aquí una acción voluntaria. El cristiano escogió escapar (Arrepentimiento) de la corrupción y ahora mediante el conocimiento de Jesucristo, salimos de la corrupción y podemos llegar a ser participes de la naturaleza divina (En cuanto a los valores y principios morales característicos de Dios). Por otro lado, Dios nos transforma para que nuestra condición moral cambie. De corrupción a integridad (Santidad). Entonces, hay una acción humana y una acción divina. Esa es la respuesta a la corrupción. Ahora bien, la corrupción política (Termino bastante amplio), ver:

http://es.wikipedia.org/wiki/Corrupci%C3%B3n_pol%C3%ADtica),

es necesariamente una expresión de la corrupción que hay en el corazón del hombre, solo que en este caso se refiere a actos ilegales, anti éticos y reprobables desde todo punto de vista, en contra del estado en primer lugar, y en segundo lugar en contra del pueblo en general.

La corrupción es tan vieja como la humanidad. Caín mato a Abel porque su corazón se corrompió y abandono sus principios morales. En el caso de Colombia o cualquier país del mundo, la gente se ha apartado de Dios y abandonado todo principio y valor. Es por eso que hay robos, homicidios, infidelidades, abortos,. Etc. Es claro entonces, que la corrupción más que cualquier acción es un estado del corazón del hombre. Cuando un candidato, no importa si es para la presidencia, senado, cámara, asamblea, etc, de un país promete acabar con la corrupción, simplemente está mintiendo, para el eso es una utopía y para el que lo cree es una ilusión sin fundamento. En la historia de Colombia muchos han prometido acabar la corrupción y nadie lo ha logrado. Es un engaño para lograr votos. Acabar con la corrupción tiene que ver con una decisión del hombre y una acción de Dios (Nuevo nacimiento). Cuando alguien dice que va a acabar con la corrupción, en otras palabras está diciendo: “Soy Dios, tengo el poder de cambiar el corazón del hombre”, sin embargo hay un pequeño detalle: “Dios no quita la corrupción del corazón del hombre a menos que el hombre decida huir de ella”. En este escenario aun es más difícil. Un candidato que promete acabar con la corrupción, no solo está diciendo que tiene poderes solo atribuibles a Dios, sino también que puede obligar al hombre a que huya (Algo que ni siquiera Dios hace porque no tendría sentido que el hombre fuera moralmente bueno en apariencia pero malo en su corazón, igual a lo que paso con Israel: “Este pueblo de labios me honra pero su corazón está lejos de mi). Es muy diferente y más honesto que un candidato diga: Voy a luchar contra la corrupción en vez de voy a acabar con la corrupción. El problema del hombre es que cree que puede arreglar todo sin recurrir a Dios. Nosotros los cristianos no podemos caer en ambigüedades cuando de conceptos espirituales se trata. Da tristeza ver como cristianos (En el caso de Colombia), muestran más pasión por un candidato presidencial que dice va a acabar con la corrupción que por aquel que de verdad puede acabarla. “Si queremos acabar con la corrupción, no esperemos a que un candidato lo prometa o pretenda hacerlo, el Evangelio constituye en el mejor antídoto para la corrupción. Prediquemos a Cristo, ese es el que de verdad la acaba si se lo permitimos. “Id y haced discípulos, enseñándoles todas las cosas que os he mandado”: Jesús. En la práctica, siempre que haya personas dispuesta a dar comisiones por contratos, dinero por información privilegiada, por un trámite más rápido, por un documento urgente, a mentir o a manipular a otros en detrimento de los demás y para su propio beneficio siempre habrá corrupción. Acabar con la corrupción es trabajo y responsabilidad de cada uno. David decía: “Examíname oh Dios y conoce mi corazón, pruébame y conoce mis pensamientos y ve si hay en mi camino de perversidad y guíame en el camino eterno”, (Salmo 139:23-24). Que el Señor nos ayude.

Acerca de bereano20

Por mas de 23 años he estudiado las Escrituras. Quiero animarles a meterse en las profundidades de la Palabra de Dios. I have gone into the writings for over 23 years. I want to encourage them to get involved in the depths of the Word Of God.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Corrupción y Corrupción Política

  1. JORGE RAFAEL dijo:

    publico este comentario, por que fue la respuesta a un mensaje decorreo electronico que di al hermano Donaldo; y en su respuesta note, que este blog tiene elmensaje, y me parecio entonces interesante tambien publicarla aqui.

    Que bien que hayan espacios respetuosos para expresar el pensamiento.

    Ademas, es una oportunidad para dar publicidad al grupo de facebook creado para orar por Colombia antes de la eleccion, para que Dios ponga al hombre, o la mujer que sea de bendicion y prosperidad para esta tierra Colombia.

    Aqui esta mi respuesta,

    bendiciones:

    Hola hermano mió.

    En primer lugar, aprovecho esta oportunidad para agradecer cada uno de sus mensajes, muy interesantes por cierto.

    Respecto de este, debo decir, que sin duda tienes razón en esto:

    Debemos predicar a Jesús con más ganas de las que hablamos del candidato de nuestra preferencia, el cual es un hombre perecedero.

    También creo que solo Dios puede de veras acabar con la corrupción en el corazón del hombre, y que si en este país golpeado por decisiones administrativas corruptas de nuestros dirigentes, Cristo reinara en cada corazón, estas decisiones administrativas corruptas serian cero, o al menos estarían a niveles bajos, y razonables para un estado moderno, civilizado y desarrollado.

    Ningún candidato político podrá jamás acabar con la corrupción; al menos hablando en sentido estricto, pues debería cambiar el corazón humano. Incluso para Dios, es un trabajo de todos los días, de nunca acabar, y creo que inconcluso, hasta la manifestación de Jesucristo nuestro señor que todos esperamos.

    Pero quería aprovechar para precisar que si es posible que desde un buen gobierno se “acabe con la corrupción administrativa”, entendiéndola en ese sentido (administrativo y jurídico); pues me refiero a esa serie de conductas reprochadas por la ley humana (y hasta por la divina en muchos casos), que atentan contra la debida administración publica, la transparencia de los actos de los funcionarios del estado o los particulares que administran sus recursos, o están motivadas por propósitos diferentes o incluso contrarios a los fines Constitucionales, legales, y de las instituciones de la estructura estatal.

    Me apoyo para ofrecer esta muy personal apreciación, en realidades como las que podemos observar en algunos estados europeos o Canadá, donde la corrupción administrativa es prácticamente nula (en unos países mas que en otros claro), y los niveles de vida digna, y satisfacción de necesidades básicas, y no tan básicas, esta mas que asegurada.

    Es claro que no es algo que se consigue en un día, que es un proceso difícil y largo. Pero si se puede, con las medidas legales adecuadas, y cambios en la cultura y educación de la población, al menos muy en mi esfera interior, creo que se puede; insisto, solo hay que observar otros países de nuestro planeta, en este mismo momento, respecto de la corrupción “administrativa” nos llevan gran ventaja, y si existe aun en ellos, su niveles son en extremo tolerables, muy bajos, y hasta excepcionales.

    Elijamos bien, que Dios nos guié.

    Es solo una apreciación personal.

    Nuevamente gracias y bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s